viernes, 1 de abril de 2011

Planeando un matrimonio y sobreviviendo


Sí, acepto, esa fue mi respuesta con los ojos aguados luego de la propuesta matrimonial, uno de esos momentos en la vida que se congelan como una polaroid para permanecer siempre en la memoria. En solo un instante este tipo de decisiones son como si te  montaras en la montaña rusa mas agresiva del mundo, bueno, depende de quien seas y como te gusta hacer las cosas, seguramente si fuera la novia del príncipe William no diría lo mismo, ella debe estar en una dieta estricta, en lecciones de buenos modales y protocolo en su camino por convertirse en la reina de Inglaterra, ahora bien, dejando los globos a un lado y concentrándome en la que es verdaderamente mi historia, desde el 24 de diciembre la vida se ha convertido en una locura, no me malinterpreten es la mejor locura del mundo, pero al fin una locura…

Así como la maternidad, el matrimonio debería sugerir una licencia remunerada, es que claro a que hora eres una buena ejecutiva, una novia o prometida, una hija, hermana y amiga, y a que puta hora logras armar un matrimonio???,

En mi caso decidí arrancar el año con un viaje, una especie de lavado de cerebro, que eliminó cientos de cucarachas y me permitió enfocarme en el futuro, estas fueron mis últimas vacaciones de soltera…. tranquilos no es para que piensen mal, no vallan a creer que me dediqué a hacer locuras y probar todas aquellas cosas prohibidas que en unos meses estarán vetadas para mí, por el contrario, las vacaciones me ayudaron a meditar, la capital del mundo fue el destino perfecto para alejarme de mi mundo y  poner la cabeza en orden, ver todo en perspectiva y entender aquello que se dispone a cambiar en mi vida.



ahora ya tengo la fecha lista, el gran día será el 12 de noviembre, los invitados también definidos, todas aquellas personas que de alguna forma hacen parte de tu vida, o la impactaron positivamente en algún momento, ese fue el argumento para elegirlos, gracias al cielo que existen personas que se dedican a planear tu matrimonio como si fuera el de ellos, porque por ahora no tengo mucha cabeza para los detalles, pero ya todo parece estar contratado, la música, la iglesia, la hacienda y la comida, el traje ya pronto llegará y mientras tanto los días pasan lentamente.



Hoy unos meses después del viaje la vida se complica un poco, la carga del trabajo parece una pesadilla y algunos problemas de salud en un ser único en mi vida, hicieron que marzo pasara en cámara lenta, y fuera uno de los meses más difíciles de mi vida, en este momento nada parece importarme, los planes son solo eso, planes, las cosas se ven en blanco y negro y la fé es lo único que me queda, aunque para tener fé también se necesita ser fuerte, pues la vida pone muchas pruebas, sin saber que tanto puedas soportar,  ya próximamente espero que todo se vea de nuevo a color y les seguiré contando lo que es planear un matrimonio mientras sobrevives. 

1 comentario:

  1. Ánimo Kate!! todo te saldrá bn! :-) abrazos!!!!

    ResponderEliminar